Twitter Facebook Facebook
0

UNA PALMERA

Una palmera

 

Hoy en día no es difícil encontrar algún jugador que se ayude de un sistema electrónico de medición de distancia: GPS, app en el móvil, medidor láser… El resto de jugadores se suele apoyar en las marcas de distancia del campo, situadas a ambos lados de la calle, normalmente a 100 y 150 metros de la entrada a Green (yardas si juega en un país anglosajón), e incluso, puede que algún jugador conserve el “Strokesaver” del campo (libro de distancias, invento atribuido a Jack Nicklaus), y con esos medios, decidir que palo jugar.

Pero esto no siempre fue así. No hace tantos años estaba prohibido colocar marcas de distancia en el campo, se jugaba a “ojo”. ¿Complicado? La próxima vez que vaya a jugar hágalo sin ayuda, olvídese del GPS, del móvil, no se fije en las marcas de distancia. O mejor aún, cuando visite un campo por primera vez.

Sitúese en el tee de salida, par 4, 345 metros. No hay problema, un drive perfecto al centro de la calle pero, ¿qué distancia he hecho? ¿190 metros? ¿220 metros? Es un poco cuesta abajo y pensará: “220 metros, seguro”. Y ahí está, con sus compañeros de partido ‘Qué buen golpe! Al centro de la calle; ahora a Green y birdie… Y usted “me deben quedar 125 metros, hierro 8, claro que pueden ser más, tampoco la he impactado bien; hierro 6 y me aseguro dejarla en Green. Pero, oh, sorpresa, estaba más cerca y se pasa, cae en el bunker y ¡doble boggey!

No se preocupe, todos necesitamos ayuda, ahora y hace 50 años. Si le sirve de consuelo, le recuerdo que a Jack Nicklaus se le atribuye haber inventado el libro de distancias.

Ya estamos situados, jugador amateur del pasado siglo jugando sin ayuda ¿Difícil? Depende, quién hace la ley hace la trampa. En los campos americanos se puso de moda plantar una palmera en el lateral de la calle, o dos a ambos lados; casualmente estas palmeras siempre estaban situadas a 150 yardas del centro de Green. ¿A qué ya es más fácil? Os invito a que os fijéis la próxima vez que juguéis uno… puede estar en España. En la Base Aérea de Torrejón (desconozco si queda alguna), en el RCG de Las Palmas o en el Robledal, aunque en este último son arizónicas y están a 150 metros de centro de Green sólo en los hoyos del antiguo Valdeláguila.

Ya lo sabe, si juega en un campo con más de 40 años de antigüedad, fíjese, puede tener una ayuda inesperada: Una palmera.

 

AUTOR: CONSTANTINO PRIETO

DIRECTOR CAMPO DE GOLF EL ROBLEDAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tlf.: +34 916 205 016 • info@makinggolf.com • Club de Golf Retamares - Ctra. Algete-Alalpardo, Km. 2,3 - 28130 - Valdeolmos (Madrid, España)


Política de Cookies | Aviso Legal y Política de Privacidad