Twitter Facebook Facebook
hoyo-golf
0

NOCIONES BÁSICAS PARA ENTENDER LOS PRECIOS DE JUGAR AL GOLF

Cuántas veces hemos comentado aquello de si esto es caro o barato. O si la relación calidad/precio es buena o mala. O si el precio es una cosa y el valor otra. Es evidente que entorno al precio de un servicio hay un componente subjetivo de emoción o experiencia que compone un valor añadido y cada uno, de forma personal, valora y extrapola al precio. Con independencia de ese carácter subjetivo, centrémonos en esta ocasión en el objetivo, el de la construcción de una tarifa a través de sus costes de explotación. Es algo extrapolable a cualquier negocio e incluso a los gastos que cada familia puede asumir en su casa, que van en consonancia con su poder adquisitivo. Todo el mundo entiende que no puede venderse por debajo del coste, salvo en puntuales ocasiones, pero no de forma permanente en el tiempo.

 

¿Cuáles son los costes de un campo de golf?

 

Campos de golf hay muchos. Eso es lo que nos diferencia de otras instalaciones deportivas. Los hay de 9 hoyos o de 18, los hay con edificaciones relevantes o apenas con ellas, los hay premium, firmados por un diseñador TOP y construidos y mantenidos con unos estándares de calidad de 10, y los hay rústicos. Los hay emplazados en una gran ciudad, con elevados costes de adquisición del suelo y de recursos (agua reciclada), y los hay municipales en pueblos pequeños. En fin, cada uno construye sus tarifas en función de sus costes y del posicionamiento que pretende, porque también depende del cliente.

 

Después de esta larga crisis económica, el jugador local es muy sensible a precio, y en general juega hoy mucho más barato que hace años, y el jugador extranjero, en cambio, puede pagar un precio muy superior porque está acostumbrado a ello en su país de origen.

 

No nos perdamos, volvamos a los costes de un club medio de 18 hoyos, con unos estándares de calidad y servicio medio/altos, en el cual se presten servicios exclusivamente de golf y los propios de hostelería asociados a la actividad. Pues bien, los costes están, de media entre los 2 y los 2’5 MM de € anuales. La primera característica a poner de manifiesto radica en que el 90% de los mismos son fijos, es decir, lo son con independencia de la facturación que se genere. La segunda regla es la del 40/40/20, según la cual el 40% de los mismos corresponden a la Plantilla, otro 40% al mantenimiento y los suministros, y el 20% restante a una larga lista de partidas como la seguridad, los buggies, los seguros, la limpieza, el IBI, el marketing, etc. Y las amortizaciones.

 

Es decir, abrir un campo de golf de 18 hoyos cuesta al día unos 6.000 €. Llueva, nieve o haga sol.

 

Ya sabemos cuánto cuesta. Ahora, ¿cuánto se cobra?

 

Si este campo estándar fuese un club exclusivamente comercial, sin socios ni abonados, y asumiendo que la capacidad real del campo, al día, es de unos 150 jugadores de media (descontando días de lluvia, temporada baja, las tardes de los fines de semana, etc) significaría que habría que vender cada uno de esos greenfees a 44 € + IVA para “empatar”. Eso son 53 € PVP. Un lunes, y un martes, … y un domingo. 365 días al año. Y en un escenario de plan ocupación.

 

No vale menos jugar en un club de estas características. Podrá parecer caro para muchos bolsillos, incluso barato para otros. Como lo puede parecer un restaurante de carretera de menú a 8€ de carretera o un tres estrellas Michelín de una capital. Que nadie pretenda que ese menú de carretera incluya gamba roja fresca, ni que el de tres estrellas Michelin, por supuesto, consista en un filete de pollo a la plancha. Las expectativas y la experiencia conforman un precio.

 

¿Puede jugarse al golf más barato? Claro, hay campos mucho más económicos que ofrecen otro golf, ni mejor ni peor, si no más adaptado a ese otro cliente.

 

¿Es caro jugar al golf? Respondería con otra pregunta: ¿Lo es ir al cine? ¿o cenar fuera de casa? ¿o un café con leche? ¿o comprarse aquella camisa? La respuesta está en cada uno.

 

Para concluir, una reflexión: volviendo a esos 53€ por greenfee, ¿Qué se recibe a cambio? Una experiencia saludable, social, entre amigos y/o familiares, lúdico deportiva, de más 5 horas, en un entorno único especialmente cuidado para ti, relativamente cerca de tu casa.

 

A cada uno compete valorar “su” intangible del valor percibido, pero jugar al golf cuesta lo que cuesta, si queremos que salan los números, porque si no salen, en el futuro no habrá campos.

 

Artículo creado por Javier Ínsula .- Director General de Making Golf.

Deja un comentario

Tlf.: +34 916 205 016 • info@makinggolf.com • Club de Golf Retamares - Ctra. Algete-Alalpardo, Km. 2,3 - 28130 - Valdeolmos (Madrid, España)


Política de Cookies | Aviso Legal y Política de Privacidad